Importante para quien quiera comprar, vender o alquilar un piso.

Hola a tod@s.

Tras unos días pensando en cómo empezar con mi blog, lo hago con una noticia reciente que me ha llegado por un amigo, el cual es agente inmobiliario y que me ha sorprendido un poco. Pienso que puede interesar a más de un@.

Me comenta este amigo (Raúl, un buen chaval) que a partir del 1 de enero todos los edificios o simplemente las viviendas o locales que vayan a ser anunciados para venderlos o alquilarlos tienen que disponer de una etiqueta energética (igual que las lavadoras y los frigoríficos).

Entonces he estado bicheando en internet a ver qué encontraba sobre el tema y por lo que veo, consiste en lo siguiente: un técnico, ya sea un aparejador, un ingeniero o un arquitecto, hace una visita al inmueble que vaya a anunciarse, analiza los cerramientos, cubiertas, separaciones con otros inmuebles, sistemas de climatización, sistemas de ventilación, sistemas de iluminación, y algunas cuestiones más relacionadas con el consumo energético. Según el análisis de todo esto, el técnico realiza unos cálculos y de ahí sale el nivel de calificación energética (A, B, C, D, E, F o G).

Por lo que me comenta Raúl, esto puede servir para revalorizar los inmuebles que tengan calificación A o B, en vez de los que tengan E, F o G. Sobre lo que puede costar este trabajo no sabe nada aún.

Por lo que he visto en la página de Alkidia un estudio de arquitectura técnica que hace el certificado energético del que os hablo, estas etiquetas energéticas hay que renovarlas cada 10 años y, aunque las establece el gobierno central por orden de Europa, las controlan las comunidades autónomas.

Para los edificios o inmuebles que tengan una calificación baja, tengo entendido que el técnico certificador da unas recomendaciones de mejora para obtener una calificación mayor, pero no se imponen unas obras obligatorias. Y otra cosa que creo que es importante: ¿qué pasa si no se cumple? Pues por lo que he leído en la página que os comento, el incumplimiento puede conllevar que se anule el contrato de compra-venta o de alquiler, o que el propietario tenga que indemnizar al nuevo arrendatario por  no ofrecerle la información energética de la vivienda, o algunas otras consecuencias más.

Por hoy creo que es suficiente, pero bueno, si queréis hacer un comentario para hablar sobre este tema, por mí encantado.

Mi primera entrada “cést fini” (o como se escriba)

Saludos!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s